Make your own free website on Tripod.com

INTRODUCCIÓN A LOS MÉTODOS CUALITATIVOS DE INVESTIGACIÓN.
LA BÚSQUEDA DE SIGNIFICADOS


 

Después del año 1975, los enfoques cualitativos han tenido una aceptación nunca antes experimentada. Este libro trata sobre cómo conducir la investigación cualitativa, proporcionando una introducción adecuada, una perspectiva general de los enfoques y una guía sobre cómo conducir el estudio propiamente tal

Entenderemos como metodología, en ciencias sociales, a la manera de realizar la investigación. Históricamente se han dado dos corrientes teóricas sobre ésta: la positivista (hechos independientes de la subjetividad) y la fenomenológica (hechos ponderados en la experiencia personal). Este libro trata sobre la metodología cualitativa: sobre cómo recoger datos descriptivos, es decir, palabras y conductas de las personas sometidas a investigación. Su tema es el estudio fenomenológico de la vida social.

 

La metodología cualitativa se refiere a la investigación que produce datos descriptivos. Es inductiva, porque los investigadores comienzan sus estudios con interrogantes vagamente formuladas y con un diseño de investigación flexible. Es holística, puesto que los escenarios y los grupos no son reducidos a variables, sino considerados como un todo. Es naturalista, porque intentan reducir su impacto al mínimo o por lo menos, entender y considerar los efectos que ellos mismos causan sobre las personas que son objeto de su estudio. Además, comprenden a las personas dentro del marco de referencia de ellas mismas, son humanistas, y apartan sus propias creencias de la investigación porque todas las perspectivas, escenarios y personas son consideradas valiosas, dan énfasis a la validez de su investigación, considerándola como un arte. La perspectiva fenomenológica, a su vez, está ligada a dos enfoques teóricos principales: el interaccionismo simbólico (importancia a los significados sociales, que surgen de la interpretación de la interacción) y la etnometodología (cómo las personas mantienen un sentido de la realidad externa).

 

 

 

CÓMO REALIZAR INVESTIGACIÓN CUALITATIVA

 

 

LA OBSERVACIÓN PARTICIPANTE.

 

Este tipo de investigación involucra la interacción social entre el investigador y los informantes, durante la cual se recogen datos de modo sistemático y no intrusivo. El diseño de investigación en la observación participante es flexible, antes y durante el proceso, sus rasgos evolucionan a medida que operan, no predefinen la naturaleza de los "casos" - escenarios o informantes- que habrán de estudiar. El escenario ideal de investigación es al que el investigador obtiene fácil acceso, establece una buena relación inmediata con los informantes y recoge datos directamente relacionados con los intereses investigativos; lo que sucede muy rara vez y, sin embargo, no es recomendable, es que el investigador esté ligado personalmente el escenario de investigación.

 

Para obtener una máxima cooperación, se necesita convencer al portero (cualquier persona que emita el permiso de ingresar a la institución) que el investigador no es amenazante y que no dañará la organización de ningún modo, para ello, generalmente es provechoso utilizar el enfoque directo, o bien, empleando el apoyo de un tercero sobre la gestión o de otros métodos. Eventualmente, la investigación podría demorarse o dificultarse de tal modo que podría hacerse necesario comenzar de nuevo sobre otra organización.

 

Otros escenarios de investigación, por ejemplo, los públicos o semipúblicos, requieren de otro tipo de estrategias para obtener información. En éstos es necesario estudiar la mejor ubicación para interactuar con los potenciales informantes e incluso, adoptar un rol de participación aceptable. Tanto a los escenarios como a los individuos hay que encontrarlos y el consentimiento para el estudio debe ser negociado con cada uno de ellos; para ello, la técnica básica es la de la bola de nieve, en la que se debe comenzar con un pequeño número de personas, ganar su confianza y luego extenderse a otros, por su intermedio. A veces es necesario usar las propias redes sociales, comprometerse personalmente con la comunidad a estudiar, concurrir a las organizaciones que sirven a las personas en las que se está interesado o recurrir a la publicidad.

 

Un problema delicado es el de explicar la investigación a los porteros, que debe hacerse de manera veraz, pero al mismo tiempo vaga e imprecisa, porque si tienen conocimiento de los procedimientos y precisión de la investigación, podrían probablemente sentirse inhibidas frente al investigador. Puede ser útil decir que no se está interesado en "esa" organización o grupo de personas en particular, pero que éste es un escenario ideal para la investigación y, si se generara la idea que los investigadores llegan a aprender del personal en ejercicio, no habría ninguna necesidad de corregir esa idea. Es importante subrayar la importancia que la no alteración del escenario, la confidencialidad y la privacidad revisten para el investigador. Puede ser que el portero solicite una solicitud escrita de la investigación, la que debería constar de las mismas características. En el proceso de obtención del permiso, es provechoso llevar un registro de los encuentros cara a cara y las conversaciones telefónicas, porque podrían ser extremadamente valiosos más adelante, favoreciendo la comprensión del modo en que las personas se relacionan entre sí y tratan a otros.

 

Del mismo modo, la investigación encubierta, que si bien no es el medio ideal de investigación debido a las objeciones éticas (es por ello que se mantienen variadas opiniones sobre ella), también puede entregar muy buena información. La justificación de este tipo de investigación depende del objeto de estudio y del manejo de los resultados, además, ninguna investigación excluye totalmente el encubrimiento.

 

 

 

LA OBSERVACIÓN PARTICIPANTE EN EL CAMPO.

 

En primera instancia, los observadores participantes se comportan de manera de no representar un evento intrusivo en el escenario, permaneciendo relativamente pasivos durante su trabajo, lo que relega el trabajo de recolección de información a segundo plano. Es importante asegurarse que cada persona que actúa en el escenario conoce la identidad y función del investigador y gestionar la cooperación de cada informante. Esta parte del proceso bien podría incomodar a los investigadores.

 

Es importante permanecer en el campo el máximo de tiempo que podrá ser recordado a posterioridad. Las condiciones en que se realice la observación surgirán del equilibrio entre las necesidades del investigador y el tiempo permitido por los informantes. A este nivel de la investigación podrían emerger dificultades relacionadas con el rol asignado al científico, restricciones de lugar y tiempo de observación e intenciones de control por parte de los informantes.

 

Se hace evidente la necesidad de establecer un buen rapport con las personas con quienes se tratará durante el proceso a través de, por ejemplo, el completo respeto por sus rutinas y métodos, el evidenciar los aspectos en común, ayudar a la gente que se desempeña en el escenario, demostrar humildad y apertura, además de un gran interés por los temas expresados espontáneamente. Si es importante para las personas que componen el escenario, el que el investigador participe de las actividades, éste debe hacerlo, pero resguardando la división entre su rol de participante activo y observador pasivo; de hecho, si se ve en una situación de competición con los informantes, es mejor que se retire, así como también cuando el medio exige la actuación extraña a su personalidad. En definitiva, debe evitarse cualquier actividad que dificulte la actividad de recolección de datos, que desdibuje la función del investigador o que signifique ser explotado por los informantes.

 

Generalmente, es común que en las primeras etapas, el investigador establezca relaciones estrechas con un par de personas respetadas e informadas, que se convertirán en informantes claves y apadrinarán al investigador, constituyéndose en sus fuentes primarias de información, por medio de narraciones de la historia del escenario e informaciones de los eventos acaecidos en ausencia de éste. Sin embargo, hay que estar preparado para retroceder en las relaciones constituidas al principio del estudio, cuando las circunstancias lo exijan.

 

En el campo, los observadores pueden encontrarse en medio de difíciles situaciones, influidas probablemente por las características personales del observador en interacción con las particularidades del medio. En el trabajo de recolección, los informantes excesivamente cordiales pueden ser tanto o más difíciles que los boicoteadores y deben ser objeto de una interacción amistosa, pero no forzada, y de una atención cordial, si es que se espera su cooperación. Para ampliar los conocimientos obtenibles de parte de los informantes, a menudo es provechoso actuar como ingenuo y hacer preguntas obvias, ubicarse en situaciones en que probablemente surjan datos relevantes, no dar a conocer con exactitud el objeto de estudio o cambiar las estrategias pasivas por otras agresivas, una vez que se ha comprendido lo suficiente el funcionamiento del escenario.

 

La dinámica de interrogatorio de los investigadores de campo es a través de preguntas iniciales no directivas (para captar las perspectivas personales de los entrevistados), preguntas referidas a un suceso recién desarrollado, interrogatorios indirectos e intermitentes, enunciados formulados cordialmente, comentarios o expresiones facilitadoras de comunicación, signos de simpatía, etc. Cuando los investigadores adquieren los conocimientos necesarios para comprender el escenario, las preguntas pueden ser más directivas y focalizadas, con un análisis continuo de datos y control sobre las declaraciones de los informantes, además de tácticas de interrogatorio más agresivas. Durante todo el proceso, los investigadores deben tener presente que las palabras, símbolos y significados utilizados en el escenario estudiado, no tienen porqué corresponder necesariamente a los supuestos por ellos, por lo que deben se ponderados en función de los propósitos de los emisores y no en función de sus significados objetivos o de referencia: el sentido de los símbolos sólo puede determinarse después de un considerable período de tiempo.

 

La observación de campo depende del registro completo de las notas, lo más precisas y detalladas que sea posible, tomadas con disciplina y metodicidad, para poder examinarlas en cualquier momento de la investigación. Se debe encontrar un colega o un superior que lea las notas recogidas, como estrategia de motivación para hacer anotaciones de calidad. Los registros deben contener descripciones de personas, acontecimientos, conversaciones, acciones, sentimientos, hipótesis, estructura del escenario,etc.; en definitiva todo lo observado y de la forma más precisa posible: "Lo que no está escrito, no sucedió". Para recordar detalles se recomienda prestar atención, cambiar el nivel de análisis de mayor a menor, anotar palabras clave de las conversaciones, concentrarse en el inicio y el término de las interacciones, reproducir mentalmente las escenas, abandonar el escenario cuando se cuenta con la información suficiente, anotar lo más rápido posible las observaciones, dibujar un diagrama del escenario y de los propios movimientos, bosquejar las conversaciones llevadas a cabo en cada lugar, hacer un resumen de la sesión si ha de demorarse su registro exhaustivo y anotar los fragmentos de información no completados. También pueden utilizarse dispositivos mecánicos de registro (que pudieran ser esenciales en algunos casos), pero no son recomendables antes de conocer cabalmente sus posibles efectos sobre los informantes. Las notas siempre deben permitir la recuperación fácil de los datos, para lo cual resulta útil titular cada anotación, diagramar el escenario al principio de cada una, dejar espacios para agregar comentarios, utilizar frecuentemente el punto aparte y las comillas, usar seudónimos para los nombres, hacer varias copias e identificar claramente los comentarios del observador para distinguirlos del registro descriptivo de escenarios o personas (con sus gestos, comunicaciones no verbales, tono de voz y velocidad del discurso), comprendidos inicialmente o no.

 

En algún momento de la investigación se hace necesario delimitarla, en cuanto a número y escenarios estudiados; lo importante, en este punto, es que se llegue a la comprensión de lo que antes no se comprendía. Después de un tiempo de observación delimitada, se llega a un punto de saturación teórica, en la que los datos comienzan a ser repetitivos, que indica el tiempo de retirada del campo de los investigadores; para esto, lo común es ir reduciendo la frecuencia de las visitas y haciendo saber a las personas que la investigación está llegando a su fin.

 

En cada estudio, se pueden utilizar distintos métodos para recolectar la información (procedimiento llamado triangulación) y así protegerse de los posibles sesgos recogidos de una fuente única. Son útiles las entrevistas, análisis de documentos escritos privados, históricos y públicos, además del trabajo con equipos de investigación.

 

El sesgo no es la única consideración ética dentro de las investigaciones, también es importante aclarar las opciones entre realizar una investigación abierta o encubierta, la conservación de la privacidad o confidencialidad de los informantes, la interferencia en sus actividades y la aceptación de hechos ilegales o inmorales, que deben resueltas considerando la idea general de no intervención y la postura individual de cada investigador.

 

 

 

LA ENTREVISTA EN PROFUNDIDAD.

 

Todas las entrevistas comparten una estructura básica en la que el investigador tiene las preguntas y el sujeto da las respuestas. Sin embargo, las entrevistas cualitativas, a diferencia de las estructuradas, siguen el modelo de una conversación entre iguales, donde el propio investigador es el instrumento y no lo que está escrito en el papel: éste avanza lentamente al principio, intenta establecer un rapport inicial, plantea preguntas no directivas, etc. aunque esto se lleve a cabo en situaciones preparadas.

 

Se distinguen tres tipos de entrevistas en profundidad: la primera es la historia de vida, en que el investigador trata de obtener experiencias destacadas de la vida del entrevistado y las definiciones que esa persona aplica a tales acontecimientos, por medio de solicitudes expresas de su parte; el segundo tipo de entrevistas en profundidad pretende lograr un aprendizaje sobre acontecimientos y actividades que no se pueden observar directamente, donde se usan los interlocutores como informantes, describiendo lo que sucede y las percepciones de otras personas y, el tercer tipo de entrevistas, pretende proporcionar un cuadro amplio de escenarios, situaciones o personas, manteniendo en común las otras características de rapport y comprensión detallada.

 

La elección del método de investigación debe estar determinado por los intereses de la investigación, las circunstancias del escenario o de las personas a estudiar, y por las limitaciones prácticas que enfrenta el investigador. Las entrevistas en profundidad son especialmente indicadas en situaciones en que los intereses de la investigación están relativamente claros y bien definidos, los objetos de investigación no son accesibles de otro modo, existen limitaciones de tiempo, la investigación depende de varios escenarios o personas y al investigador le interesa la experiencia humana de los acontecimientos; con la desventaja que recoge solamente enunciados verbales, implica aceptar como verdadera la visión particular de la persona, no se sabe si la persona es consistente en sus expresiones y se descontextualizan los acontecimientos.

 

Es difícil determinar a cuántas personas ha de entrevistarse en un estudio cualitativo, el punto de "saturación teórica" depende de la riqueza de cada caso (y no de su número), de la efectividad de las técnicas empleadas para obtener informantes, la disposición de éstos a la investigación, etc. Además, el número de entrevistas necesarias por informante también puede ser variable, según el estilo de aproximación a éste y cómo se desarrolle el interrogatorio, siempre cuidando de esclarecer los motivos e intenciones del investigador, comprometiendo el anonimato si es necesario, darles la oportunidad de revisar los escritos antes que se hagan públicos, cuidar la entrega de dinero y de establecer un horario regular de encuentros.

 

En las entrevistas iniciales, el entrevistador aparece como inseguro de las preguntas que va a hacer y que pretende aprender de los informantes y plantea preguntas descriptivas inestructuradas. Luego, incentiva los relatos dirigidos a las áreas de su interés (orales o escritos), proporciona métodos de recolección de información a sus sujetos en forma de bitácora, revisa documentos personales que pudieran ser significativos o utiliza esquemas predeterminados para la entrevista que le ayude a explorar metódicamente a sus informantes. El investigador debe propiciar un clima de entrevista favorable a la autoexpresión de sus informantes, en la conducción de una entrevista relajada, con tono de voz normal y dentro de un marco de confianza e interés por las expresiones del entrevistado, unida a un lenguaje en común. Algunas estrategias que ayudan a lograr una entrevista exitosa son: no expresar juicios (ni siquiera mentalmente), permitir que la gente hable aunque no esté en el tema que nos interesa, prestar sincera atención en la comunicación y ser sensibles, sin salirse del rol. En este tipo de entrevistas, es esencial discriminar cuando y cómo indagar, para asegurarse de los supuestos subyacentes al discurso del entrevistado (a riesgo de parecer ingenuos), estimular el recuerdo y hacer controles cruzados sobre las historias, manteniéndose alerta ante las posibles distorsiones por parte de sus informantes, aunque, de hecho, el entrevistador no está interesado en la "verdad" sino en las perspectivas de cada uno acerca de los acontecimientos.

 

No está claro qué reciben los informantes del proceso, si es que lo hacen, salvo la satisfacción que alguien se interese en sus vidas. A raíz de esta relación unilateral, los investigadores deben trabajar intensamente en mantener la motivación de los informantes, proceso en que lo más efectivo es relacionarse con ellos como personas y no como fuentes de datos. El entrevistador deberá manifestar su opinión, al menos, sobre algunos temas manifestados por el sujeto y debe estar dispuesto a involucrarse con los informantes de una forma más allá de la entrevista funcional.

 

 

 

DESCUBRIENDO MÉTODOS.

 

Para lograr en alguna medida la meta de la comprensión subjetiva y el análisis inductivo de los procesos, a menudo hay que utilizar estrategias para educarse en el estudio del medio social. Garfinkel utiliza estrategias de obstaculización de la observación, exploración de lo subentendido y distanciamiento de los procesos cotidianos; Rosehan ha publicado investigaciones basadas en observaciones encubiertas; varios autores han utilizado creativamente la entrevista grupal con enfoques no directivos; otros muchos encuentran útil examinar, además, documentos personales como diarios, cartas, notas suicidas o relatos solicitados y por último, los montajes, composiciones de fragmentos de información, también pueden ser beneficiosos en la comprensión de un escenario. Otra línea en la investigación la constituyen los métodos no intrusivos como la recolección de huellas, la observación simple, examen de documentos o la toma de fotografías, en las que los investigadores eliminan los efectos reactivos de los otros métodos, pero no logran conocer cabalmente el escenario.

 

 

 

EL TRABAJO CON LOS DATOS.

 

Existen varias técnicas y estrategias para analizar los datos y darles sentido. Dado que en todos los estudios cualitativos contienen buenos datos descriptivos, proporcionan una descripción íntima de la vida social y pueden conducir a análisis etnográficos (puramente descriptivos, tratando de dar una imagen fiel a la realidad) o a análisis teóricos (dirigidos a ilustrar o comprobar la veracidad de una teoría sociológica).

 

Está en debate si las investigaciones cualitativas deben dirigirse a desarrollar o a verificar teorías sociales, discusión que ha sido modulada por el enfoque de la teoría fundamentada de Glaser, en el que los conceptos e hipótesis nacen del análisis de los datos y no de supuestos a priori, por medio del método comparativo constante (análisis de continuo de múltiples datos) y el muestreo teórico (selección de casos según su potencial de aporte). Otro trabajo de los datos lo constituye la inducción analítica, cuya finalidad es la identificación de proposiciones universales y leyes causales, por medio de la formulación y prueba de hipótesis.

 

El análisis de los resultados obtenidos se efectúa en varias etapas. En la primera, la fase de descubrimiento, el investigador debe reconocer las pautas con que emergen sus datos, examinándolos de todos los modos posibles; para ello es necesario leer reiteradamente los datos (o pedirle a alguien más que lo haga), seguir las intuiciones o ideas que surgen en el camino, identificar los temas emergentes en las conversaciones, elaborar tipologías (según el criterio de las personas observadas o del investigador), intentar la elaboración de conceptos y proposiciones teóricas al respecto (por medio de palabras clave en los discursos, que se someten a comparación), leer material bibliográfico (especialmente si se carece de experiencia en el tema estudiado) y desarrollar una guía de la historia para integrar los principales temas. En la segunda fase de codificación, se reúnen y analizan los datos según su semejanza, siguiendo la secuencia de: desarrollar categorías de codificación, codificación de los datos en cuanto a su correspondencia positiva o negativa a la categoría, separar los datos pertenecientes a cada categoría en forma mecánica y no interpretativa, verificación de los datos sobrantes y redefinición del análisis. La fase final del análisis, la relativización de los datos, consiste en la interpretación de la información según el contexto en el que fue recolectada, considerando si fueron o no solicitados, si el observador hubo influenciado el escenario, las personas que se encontraban en el entorno inmediato al momento de la recolección, si son datos directos o indirectos, la fuente de la información y el sesgo de los propios supuestos.

 

Para las historias de vida, el análisis consiste en la compaginación y reunión del discurso de modo que capte la subjetividad del informante, dándole vital importancia a la descripción de la carrera vital, con el objetivo de construir un documento coherente

 

 

 

REDACCIÓN DE LOS INFORMES

 

 

PRESENTACIÓN DE LOS HALLAZGOS.

 

El propósito de la investigación no es sólo lograr la comprensión de la vida social, sino también compartirla con otras personas. El que se pueda publicar los propios descubrimientos depende de la calidad del trabajo, de la existencia de un editor dispuesto y de la suerte. Sin embargo, la presentación de los trabajos merece algunas consideraciones:

 

Se debe explicar a los lectores el modo en que se recogieron e interpretaron los datos, de modo que ellos sean capaces de relativizar lo expuesto y juzgar la credibilidad y validez del relato del investigador. Se debe informar sobre la metodología general y sobre los procedimientos específicos utilizados, el tiempo y la extensión del estudio, la naturaleza y el número de los escenarios estudiados y de los informantes consultados, la definición del diseño de investigación, el encuadre y postura mental del investigador, las relaciones con los informantes y sobre el control y análisis de los datos.

 

El estilo de escritura a utilizar también debe ser estudiado y estructurado, por medio del bosquejo flexible de las ideas a redactar, la aclaración del público objetivo de la publicación y la adecuación del lenguaje utilizado a este nivel, la explicitación de las intenciones de la publicación, la inclusión dentro del texto de ejemplos descriptivos específicos, escribir algo para superar el "bloqueo del escritor" y pedirle a los amigos que lean y comenten los borradores.

* Gracia Navarro S. & Isidora Recart H. (Docentes de Psicología Educacional, Universidad de Concepción, Chile)